La venta online y los mediadores. ¿Son competencia?

Las compañías aseguradoras distribuyen sus seguros de dos maneras:

  1. De forma directa: la distribución puede ser de dos tipos: 
    • Distribución tradicional: a través de oficinas, por ejemplo
    • Distribución “online”:
        • a través de una división o departamento de la aseguradora, específico para internet
        • a través de una sociedad filial creada especialmente para la venta “online”
        • algunas aseguradoras nuevas solo distribuyen sus seguros “online” 

En ambos casos, la venta del seguro la realiza la propia aseguradora, sin intermediarios.

2. A través de mediadores: el mediador puede optar por:

    • realizar una distribución tradicional, a través de oficinas 
    • optar por la distribución “online”, utilizando una página web propia para distribuir los seguros de las compañías aseguradoras

En estos casos, la venta del seguro la realiza el intermediario.

Hasta aquí, por tanto, la distribución “online” es una herramienta que pueden utilizar tanto las aseguradoras como los mediadores. Ambos han de conocer cómo funciona la tecnología y decidir si la utilizan o no. La venta “online” en sí misma no es un competidor de ninguna de las dos figuras, es un instrumento a su disposición, un medio de distribución más.   

Comparadores de seguros “online”

Como ya vimos en este otro artículo de nuestro blog (“¿Quién es el rey? ¿El mediador o el cliente?”), hace unos años aparecieron los comparadores de seguros “online”, que solo utilizan internet para ofrecer sus servicios. Estos comparadores pueden ser de dos tipos:

  • Comparadores vinculados a una o varias aseguradoras
  • Comparadores no vinculados a ninguna aseguradora

Serían, por tanto, como los agentes de seguros y los corredores de seguros tradicionales: las compañías aseguradoras pueden distribuir sus seguros a través de estas nuevas plataformas, de igual modo que utilizan a los mediadores tradicionales. La única diferencia es que los comparadores solo trabajan “online”. Serían algo así como los “mediadores del siglo XXI”.

Por tanto, para las compañías aseguradoras, la venta online a través de los comparadores de seguros es un medio de distribución más para hacer llegar los seguros a sus clientes. Y para los mediadores, los comparadores sí pueden resultar competidores de su actividad. Pero hemos de resaltar que el resto de mediadores que operan en el mercado también son competidores. Así que los comparadores no son algo desconocido, solo ha cambiado el medio que utilizan para conseguir sus clientes.

¿Mediadores tradicionales o comparadores de seguros?

El cliente del siglo XXI se puede plantear entonces la pregunta de cómo contratar su seguro, qué opción le aporta más ventajas: ¿un mediador tradicional o los comparadores de seguros “online”? Para resolver esta duda, hemos de conocer las ventajas de cada figura y así podremos decidir, ya que cada uno aporta algo a los clientes:

Comparadores de seguros “online”:

Su razón de ser es muy interesante- comparar los precios de distintos seguros en un único sitio, en cualquier momento y lugar, de forma rápida. Sin embargo, hemos de darnos cuenta de un par de cosas: los precios que ofrecen los comparadores están basados en la realización de unas preguntas previas que, evidentemente, son unas preguntas básicas y no cubren todos los factores que pueden determinar el precio de un seguro. Como consecuencia de eso, los precios que ofrecen son siempre una estimación, nunca son el precio final de la póliza. Se necesitan más datos del cliente para que éste obtenga el precio definitivo.

Por tanto, la ventaja que han aportado los comparadores de seguros al mercado asegurador ha sido la posibilidad de que cualquier persona, en cualquier momento, pueda realizar un análisis previo del seguro que quiere contratar, puede aprender sobre el funcionamiento del seguro, puede aclarar dudas, puede meditar de forma tranquila qué coberturas quiere y cuales no… Es decir, son muy útiles para recopilar información.

Otra ventaja que presentan es que los comparadores también incluyen los precios de las aseguradoras que solo operan a través de internet, que no suelen estar incluidas en la oferta de los mediadores de seguros.

Por tanto, como punto de partida y para hacerse una idea general de los precios de todo tipo de aseguradoras, sí son una herramienta muy útil y válida. Sin embargo, el contacto final con un mediador o con la propia aseguradora es fundamental para contratar una póliza que se ajuste a las necesidades de cada uno, ya que los precios que ofrecen solo son aproximados.

Mediadores tradicionales:

Los mediadores de seguros recogen de los clientes toda la información precisa y necesaria para configurar la póliza que se ajusta a sus necesidades. Y el precio que ofrecen es el precio final. Conocen el mercado de seguros en profundidad y todas las coberturas que pueden necesitar los clientes, en función de su perfil de riesgo. Por eso también pueden aclarar dudas y preguntas de los clientes de forma profesional. Además, los mediadores acompañan al cliente durante toda la vigencia del contrato: antes de contratar la póliza, durante la firma, durante el siniestro…, ofreciendo siempre asesoramiento y un trato personalizado y profesional.

Por tanto, aunque los comparadores de seguros puedan parecer más rápidos, los mediadores tienen una gran experiencia y aconsejan de forma rápida lo más conveniente. La firma de la póliza se realiza directamente con ellos y siempre van a estar disponibles para lo que el cliente pueda necesitar.

Al final, como casi siempre, la combinación de ambas figuras puede ser una muy buena opción: se pueden utilizar los comparadores de seguros para hacerse una idea del precio, para aprender… Y acudir a un mediador de seguros para que nos asesore en nuestro caso particular y nos ofrezca la póliza que más se ajusta a nuestras necesidades.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Sobre el Autor

Asociación europea

Asociación europea

Somos una compañía consolidada en el mercado asegurador con más de 60 años de experiencia a nuestras espaldas.