¿Seguros de deceso para menores de 40 años?

Los seguros de deceso nacieron con el objetivo de cubrir todos los gastos, gestiones y trámites producidos por el fallecimiento de una persona. Porque, antiguamente, el coste del sepelio solía ser demasiado elevado para las familias. Por eso, parecía sensato ir realizando pequeñas aportaciones durante varios años para así poder hacer frente a los gastos del entierro en el momento del fallecimiento. 

Más tarde, en los años de la posguerra, los seguros de decesos se popularizaron sobre todo entre las familias que emigraban del campo a la ciudad ya que, con la contratación del producto, se aseguraban el traslado de los fallecidos a su pueblo natal. De nuevo, el coste de ese traslado solía ser demasiado elevado para ser abonado de una vez, por lo que los seguros de deceso constituían la solución ideal para poder abonar los gastos. 

Sin embargo, esos motivos económicos, que fueron el origen de los seguros de decesos, hoy en día ya no tienen tanto peso en las nuevas generaciones, que no perciben el coste del sepelio como un gasto que no puedan asumir. 

Por eso, para acercarse a los hijos de los que contrataban el seguro de deceso hace años, las compañías aseguradoras están “reinventando” el producto, para hacerlo más atractivo a los jóvenes.

Del seguro de decesos al seguro de asistencia familiar

El cambio está consistiendo en incluir otras coberturas dentro del seguro, coberturas que las nuevas generaciones sí valoran. 

Al principio, las nuevas coberturas estaban relacionadas, de alguna manera, con los sepelios. Pero hoy en día, los seguros de deceso incluyen todo tipo de coberturas, como la atención médica privada, servicios dentales gratuitos, asistencia jurídica, seguro de accidentes… que poco tienen que ver con los gastos propios de los entierros o incineraciones. 

Así, los “nuevos” seguros de deceso han dejado de ser seguros de deceso “puros” para convertirse en seguros de “asistencia familiar”, que cubren todo tipo de servicios. Además de que esos servicios son percibidos hoy en día como algo más útil, otro punto a su favor es que se pueden disfrutar desde el momento que se contrata la póliza. De este modo, los nuevos asegurados ven que pueden ir “amortizando” sus pagos y disfrutando de algunos servicios por la prima que pagan, lo que hace que den más valor al seguro.

Duplicidad de coberturas

El riesgo de los nuevos seguros de asistencia familiar es que, precisamente por incluir otras coberturas no relacionadas con el fallecimiento, pueden estar ofreciendo servicios que los asegurados ya disfruten en otros seguros que tengan contratados. Por eso, si se va a contratar un seguro de asistencia familiar (que incluya la cobertura del deceso), es importante conocer bien qué servicios cubre, por si interesara cancelar algún otro seguro del que ya se sea beneficiario.

Los seguros de deceso “puros” siguen vivos

Precisamente porque muchas veces los jóvenes ya disponen de otros seguros que cubren los servicios dentales, médicos, etc., puede que les interese contratar un seguro de deceso “puro”, que solo cubra los gastos y gestiones de su fallecimiento. 

Porque aunque hemos visto que los motivos económicos ya no tienen tanto peso para que las personas más jóvenes contraten los seguros de decesos “puros”, ha de reseñarse que éstos no solo cubren la prestación del servicio funerario, sino también gestiones como la elaboración del testamento, gestiones administrativas posteriores a la defunción (como la solicitud de la pensión de viudedad u orfandad, la adjudicación de herencias, la baja del libro de familia y de la Seguridad Social)… Es decir, no se trata solo de que podamos o no asumir el coste del sepelio, sino que contratar un seguro de decesos siempre es algo más, al liberar a la familia del asegurado de gestiones, trámites, papeleos… que normalmente desconocen y que en el momento de tener que realizarlas, no están con el mejor ánimo ni interés para descubrir cómo se realizan. 

Y, por supuesto, sigue habiendo familias con ingresos escasos, con trabajos precarios… inmigrantes trabajando en países lejos de su lugar de nacimiento… Para esos perfiles sigue siendo difícil asumir todos los costes derivados del fallecimiento. Es decir, el motivo por el que surgió el seguro de decesos sigue vigente, por mucho que la sociedad cambie.

Entierros digitales

Con el objetivo de adaptarse a los nuevos tiempos y seguir resultando interesantes para los más jóvenes, los seguros de decesos “puros” están incluyendo entre sus coberturas la gestión del “legado digital” o “huella digital” del asegurado: dar de baja sus cuentas de correo electrónico, sus redes sociales, blogs… que pudiera tener. Y también se encargan de cumplimentar el formulario para solicitar la retirada de información personal en la Búsqueda de Google. Este servicio cada vez es más valorado por los ciudadanos y cada vez será más común, porque la mayoría de las personas que fallece hoy en día no suelen tener un “legado digital”, pero no será así en el futuro.

Principal ventaja de suscribir una póliza siendo joven

Se opte por un seguro de asistencia familiar más completo o por un seguro de deceso más básico, en ambos casos, si las pólizas se contratan antes de los 40 años, por ejemplo, el coste de la prima a pagar es muy baja, ya que el riesgo de fallecer es menor. Por eso, quizá es cuando resulta más rentable (por decirlo de alguna manera) contratarlo. Porque si desafortunadamente ha de utilizarse el seguro, las primas pagadas serán inferiores al coste final del fallecimiento. 

Así que, como hemos visto, los seguros de deceso se van adaptando a los nuevos tiempos, para seguir resultando interesantes para los jóvenes. Larga vida a los seguros de deceso.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Sobre el Autor

Asociación europea

Asociación europea

Somos una compañía consolidada en el mercado asegurador con más de 60 años de experiencia a nuestras espaldas.