¿Merece la pena contratar un seguro médico?

Es posible que te estés planteando si merece la pena contratar o no un seguro médico. Así que si quieres saber todas las ventajas y desventajas de esa contratación, es interesante que leas este artículo completo.

Ventajas de contratar un seguro médico

En primer lugar, es importante definir qué es un seguro médico: es el acuerdo entre una persona y una compañía aseguradora, recogida en un contrato (o póliza). El contrato especifica los beneficios médicos a los que tiene derecho el tomador de la póliza, a cambio de una contraprestación económica.

Los seguros médicos son muy variados y tienen características muy diferentes en función de las coberturas que cubran. Por ejemplo, algunos cubren todo tipo de consultas, operaciones quirúrgicas e incluso el importe de las medicinas, mientras que otros son menos extensos y no ofrecen todas estas posibilidades.

En cualquier caso, la principal ventaja de contar con un seguro médico consiste en asegurar el pago de los costes médicos derivados de enfermedades y hospitalizaciones, independientemente de las condiciones económicas que tengan las personas en el momento que necesitan los beneficios médicos.

Otra ventaja de contar con un seguro médico es la posibilidad de acceder a los beneficios sanitarios (como consultas, pruebas diagnósticas, hospitalización…) mucho antes que si se utiliza la sanidad pública. Y esta ventaja no es nada desdeñable, ya que los servicios de salud pública normalmente están saturados, son lentos y disponen de una lista de espera para poder acceder a muchos de sus servicios, incluso para pruebas básicas.

Al final, los seguros médicos permiten anticiparse a los gastos que suponen las enfermedades, lo que aporta tranquilidad y seguridad a los asegurados, cuando se producen las enfermedades y con anterioridad a las mismas. Así, los pacientes y sus familiares pueden centrarse únicamente en la recuperación.

Tipos de seguros médicos

Para poder escoger el seguro médico más adecuado, hay que saber que, en función de su forma de pago, existen tres tipos de seguros: seguros sin copago, seguros con copago y seguros baremados.

En los seguros médicos sin copago, el usuario tiene acceso a todo tipo de servicios médicos sin tener que realizar ningún pago adicional al de la prima que abona mensualmente. Es decir, su pago mensual cubre el coste de todas las consultas, pruebas médicas, hospitalización, medicamentos… que realice.

Cuando el seguro médico tiene un copago asociado, significa que el paciente tiene que pagar un porcentaje de los gastos médicos cada vez que acude a una consulta médica, se realiza una prueba o requiere una hospitalización. Este tipo de seguro es interesante para personas que acuden poco al médico, pues al pagar una parte de los servicios cuando estos se utilizan, las cuotas a pagar periódicamente son menores que en el caso anterior.

Por último, está el caso del seguro baremado. Es muy similar al caso anterior, pero la diferencia es que la cuota fija que se paga mensualmente es menor, mientras que el porcentaje a pagar por cada servicio que se utiliza (es decir, el “copago”) es mayor.

Así, los asegurados pueden escoger la opción que mejor se ajusta a su situación médica personal.

Desventaja de los seguros médicos

La principal desventaja de los seguros médicos es su coste. Las cuotas mensuales no son elevadas, pero muchas personas piensan que no van a “amortizar” el seguro, porque no van a requerir servicios médicos durante el año. Lo que sucede en la mayoría de las veces es que las personas no saben todo lo que incluyen los seguros médicos por defecto. Por eso, además de fijarse en el precio, es importante conocer las coberturas que incluye un determinado seguro, porque siempre es posible “amortizar” las cuotas con revisiones, pruebas diagnósticas…

Otra desventaja de los seguros médicos es que muchos de ellos disponen de un tope anual. Es decir, en la mayoría de los casos únicamente cubren los gastos hasta una determinada cifra, por encima de la cual el asegurado tiene que pagar el excedente. Para que esto no suceda, es recomendable que el asegurado conozca previamente esa cifra tope, para saber si puede superarla o no con los beneficios médicos que va a requerir durante el año.

Asistencia sanitaria en el extranjero

¿Cubren los seguros médicos la asistencia sanitaria en el extranjero? Dependerá del tipo de seguro.

Como los costes médicos en otros países normalmente son superiores a los de España, muchos seguros médicos no incluyen por defecto la asistencia sanitaria internacional, sino que hay que añadirla como un extra en caso de ser necesaria. Por eso, si viajas a otros países con frecuencia, es importante que revises las coberturas de tu seguro, para asegurarte de que cubre los gastos médicos en caso de accidente o enfermedad en el extranjero.

Si no necesitas esa cobertura internacional porque apenas viajas, puedes optar por contratar un seguro de viaje para las ocasiones en que lo hagas y así tendrás cubiertos esos gastos en caso de ser necesarios.

En conclusión

Los seguros médicos privados aportan muchas ventajas, tanto por los servicios que ofrecen, como por la tranquilidad psicológica que aportan. Y existen muchos tipos de seguros, por lo que siempre será posible encontrar el seguro que se adapte a las necesidades de cada uno.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Sobre el Autor

Asociación europea

Asociación europea

Somos una compañía consolidada en el mercado asegurador con más de 60 años de experiencia a nuestras espaldas.