¿Quién es el rey? ¿El mediador o el cliente?

Las empresas aseguradoras pueden distribuir sus seguros de forma directa o a través de mediadores. En cualquiera de los dos casos, los seguros tienen que adaptarse a las necesidades de los clientes, reducir su incertidumbre y generar confianza. Esa es la razón de su negocio. 

Por ello, podemos convenir que el rey de las entidades aseguradoras (como del resto de empresas proveedoras de productos o servicios), es el cliente

No obstante, como la distribución de seguros se realiza de forma mayoritaria a través de mediadores, las empresas aseguradoras no pueden descuidar a los corredores y agentes de seguros. Antes al contrario, dependen de ellos en la mayoría de los casos para que sus seguros lleguen a los clientes finales. 

Por ello, podríamos convenir también que si el cliente es el rey, entonces el mediador es… la reina. ¿Y por qué son tan importantes los mediadores de seguros? ¿Qué funciones desempeñan exactamente? Veámoslo en detalle.

Funciones de los mediadores de seguros

Recordemos que los mediadores de seguros pueden ser:

  • Corredores de seguros: no están vinculados con ninguna entidad aseguradora. Por tanto, distribuyen seguros de cualquiera de ellas
  • Agentes de seguros, que a su vez pueden ser:
    • Exclusivos: si solo distribuyen seguros de una entidad aseguradora
    • Vinculados: si distribuyen seguros de varias entidades aseguradoras

(Puedes aprender más sobre la profesión de distribuidor de seguros en este otro artículo de nuestro blog: “Vendedor de seguros. Una profesión con pasado, presente y futuro“)

Las funciones de los mediadores de seguros están recogidas en la Ley de mediación de seguros y reaseguros privados, en la que se especifica que han de ofrecer “información veraz y suficiente en la promoción, oferta y suscripción de los contratos de seguro y, en general, en toda su actividad de asesoramiento”. 

Y más allá de ofrecer “información veraz y suficiente”, ha de destacarse que un mediador de seguros no desaparece una vez se ha firmado la póliza de seguro, sino que ha de acompañar al cliente durante toda la vigencia del contrato. 

En concreto, las funciones que realizan los mediadores son, entre otras: 

  • Antes de contratar las pólizas:

Basándose en la información facilitada por el cliente, ofrecen asesoramiento profesional y se encargan de las gestiones previas a la emisión de las pólizas

  • Al contratar las pólizas:

Facilitan toda la información necesaria al tomador del seguro, en papel u otro formato duradero. Dicha información ha de presentarse de forma “clara y precisa, comprensible para el cliente”

  • Durante la vigencia de las pólizas:

Informan de las posibles variaciones en los riesgos o en el precio de la póliza. También de las modificaciones legales que puedan afectar a la póliza

  • En los siniestros:

Informan y ayudan al cliente en todas las gestiones relacionadas con el siniestro (como la elaboración de partes, la comunicación con la entidad aseguradora, el envío de peritos, el control de las indemnizaciones…)

Comparadores de seguros “on line”

Con la popularización de internet, hace unos años aparecieron los comparadores de seguros “on line”. El primero de ellos nació en el Reino Unido en 2001: su página web confused.com fue la primera que permitió a sus usuarios comparar por internet los precios de distintos seguros.

¿Y cómo funcionan los comparadores de seguros “on line”? En todos ellos, el cliente interesado en contratar un seguro va rellenando un formulario con sus datos. Y con esa información recopilada, el comparador le envía varias opciones de pólizas que se ajustan a su perfil.

Es decir, los comparadores “on line” realizan una labor similar a la de los mediadores de seguros- en función de las características de los clientes, proponen una serie de seguros que pueden cubrir sus riesgos.

De hecho, alguno de esos comparadores operan realmente como corredores de seguros autorizados, realizando su trabajo de mediación del mismo modo que un corredor de seguros “tradicional”, solo que a través de un medio online. Son, simplemente, “corredurías online de seguros”.

Por ello, antes de utilizar los servicios de un comparador de seguros por internet, lo mejor es comprobar si la empresa que ofrece ese servicio está registrada como corredor de seguros autorizado. Si es así, se puede confiar plenamente en las pólizas que proponga, del mismo modo que se puede confiar en un corredor de seguros que asesore en una oficina física.

Cuantas más opciones se tengan para elegir, más posibilidades hay de encontrar lo que cada uno necesita.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Sobre el Autor

Asociación europea

Asociación europea

Somos una compañía consolidada en el mercado asegurador con más de 60 años de experiencia a nuestras espaldas.